top of page

Paola M. Valentín Irizarry

(ella/ellas/nosotras)


Conservadora Emergente del Arte

San Juan, Puerto Rico

Foto tomada por el fotógrafo Joel Morán López.

Asistente de registraduría en el Museo de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y estudiante de Maestría en Arqueología del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe (CEAPRC).


Paola compartió con el Centro de Conservación y Restauración de Puerto Rico su trasfondo educativo y profesional dentro del campo de la conservación de arte y colecciones.


Cuéntanos un poco sobre tí.


Amo las artes visuales, pero también las artes escénicas. De niña, estudié en la escuela especializada en ballet Julián E. Blanco. También bailé en la compañía Ballet de San Juan durante cinco años.

De adolescente, me gradué de la Academia San Jorge. Allí organicé un grupo de baile, participé en oratoria y estuve en el club de teatro. Todavía tomo clases de baile semanalmente.


¿En qué sector de la conservación del patrimonio cultural te especializas/trabajas?


Soy estudiante. Estoy terminando una maestría en Arqueología en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. A la vez, trabajo en el Museo de la Universidad de Puerto Rico en investigación y registro de colecciones arqueológicas, y en el proyecto de digitalización de grabado puertorriqueño.

Taller Messors de conservación y restauración de pinturas al oleo con Tim Everett,  restaurador y propietario de Everett Fine Art en el Reino Unido. Fotos tomadas por  estudiante Rebecca Montes en Bari, Italia, durante el verano de 2014.
Taller Messors de conservación y restauración de pinturas al oleo con Tim Everett, restaurador y propietario de Everett Fine Art en el Reino Unido. Fotos tomadas por estudiante Rebecca Montes en Bari, Italia, durante el verano de 2014.

¿Qué te trajo a esta profesión, y por qué la elegiste?


Siempre supe que quería trabajar en museos. Descubrí la conservación del arte por casualidad, mientras estudiaba en Cádiz como estudiante de intercambio. En la Universidad de Cádiz tomé el curso de introducción a la arqueología; además de paleografía, epigrafía, numismática y filosofía. Un día visitamos el Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía en Cádiz. Quedé enamorada. De ahí, comencé a buscar información sobre la profesión de la conservación del arte.


Mis primeras experiencias de aprendizaje fueron cursos pagados. Durante el bachillerato, trabajé como hostess en restaurantes y como secretaria administrativa, además de trabajar como voluntaria en el Museo de la Universidad. Poco a poco, guardé dinero para tomar los cursos que quería. Fue un periodo muy sacrificado, pero valió la pena todo el esfuerzo.



Cuéntanos sobre tu experiencia.


Mi primera experiencia en la conservación de arte fue en 2014. Al no encontrar oportunidades en Puerto Rico, tomé talleres introductorios de conservación y restauración de arte durante el verano en Altamura (Bari), Italia.


Al terminar el bachillerato en historia del arte (2016), tomé el curso La documentación y la preservación del patrimonio cultural subacuático en la Universidad de Valencia. Al final del curso, buceamos el pecio Bou Ferrer, el naufragio grecorromano más grande encontrado en la Península Ibérica, y recuperamos varias ánforas que contenían garo (salsa de pescado).


Luego de varios años solicitando internados, en 2018 obtuve mi primera oportunidad en el laboratorio de conservación de objetos del Museo Nacional de Historia Estadounidense del Smithsonian en Washington. En 2019, regresé al mismo museo para una pasantía de nueve meses. Al finalizar el internado, busqué otras oportunidades que me permitieran adquirir más experiencia en el campo.

En Washington, trabajé durante seis meses en la restauración del edificio del Capitolio de Estados Unidos como técnico de conservación para Evergreene Architectural Arts; una compañía de restauración arquitectónica. El trabajo consistía en llevar a cabo los tratamientos de consolidación de los capiteles de mármol del edificio.


Además de este empleo, mi mentor del Smithsonian me recomendó para un contrato a tiempo parcial como asistente de conservación de papel en la Galería Nacional de Arte. Mis labores incluyeron: actualización de inventarios y preparación de materiales, organización del laboratorio, enmarcado de obras y adhesión de bisagras a obras sobre papel.


¿De todas las especializaciones, cuál elegiste? ¿Qué contribuyó a tu decisión?


Hasta el momento, no he declarado una especialización; aunque tengo un interés particular por los objetos. La realidad es que me gustan todas las especializaciones. En el caso de los objetos, trabajas con diferentes tipos de materiales a la vez. Ya que, en un objeto puedes encontrar pintura, papel, madera, cerámica, textil, etc.


Pasantía de conservación en el Museo Nacional de Historia Norteamericana del Smithsonian en Washington, DC. Foto tomada por interna Elle Friedberg en el verano de 2018.

¿Estás trabajando en algún proyecto actualmente? ¿De qué se trata?


Actualmente estoy investigando, inventariando, catalogando y organizando una colección arqueológica que fue donada a la Universidad de Puerto Rico en 2019. La colección sufrió los estragos del huracán María en 2017. Presentaré parte de los resultados de mi investigación en la 51ta Conferencia Anual del Instituto Americano para la Conservación (AIC's 51st Annual Conference).


¿Qué recursos han sido de ayuda para el estudio de conservación y/o sectores adyacentes? ¿Cuáles de estas recomiendas para estudiantes interesados?


Personalmente, consulto muchísimo los recursos del AIC. Pero también existen otras asociaciones que ofrecen recursos, talleres, becas y conferencias; como APOYOnline, el Institute of Conservation (ICON) y el International Institute for Conservation of Historic and Artistic Works (IIC).


Pasantía de conservación en el Museo Nacional de Historia Norteamericana del Smithsonian en Washington, DC. Foto tomada por conservadora de objetos Dawn Wallace

¿Cuál ha sido tu proyecto de conservación preferido? ¿Por qué?


He disfrutado de todos los proyectos de conservación en los que he participado. Ahora bien, mi proyecto de tesis ha sido el más gratificante por ser una aportación académica a la disciplina arqueológica puertorriqueña.


Es reconocido que los programas de maestría en Norteamérica son competitivos. ¿Cuántas


veces aplicaste a programas graduados de conservación?


En 2021, apliqué a los programas de NYU y UCLA. Solo UCLA me invitó a una entrevista para entrar al programa. Este año, estoy aplicando a los programas de Buffalo, Delaware y NYU.


¿Conseguiste oportunidades de empleo después de completar estudios graduados? Si no, ¿cuál fue tu enfoque? ¿Cómo se puede mantener y mejorar el aspecto práctico?


Aún no he ingresado a un programa graduado de conservación. Pero, puedo decir que me tomó más de tres años de solicitar a un sinnúmero de internados para conseguir una oportunidad en conservación pagada. A través de esa primera experiencia, conecté con profesionales que me recomendaron para otras oportunidades de empleo.


¿Tienes algún consejo para estudiantes interesados / estudiantes pre-programa que están en el proceso de aplicar para la maestría?


No rendirse. Mi mentor del Smithsonian aplicó 5 veces al programa de Buffalo antes de ser admitido. Tampoco deben frustrarse. El campo de la conservación del patrimonio cultural en Puerto Rico necesita de distintos tipos de profesionales. No sólo conservadores.

Taller Messors de conservación y restauración de pinturas al oleo con Tim Everett, restaurador y propietario de Everett Fine Art en el Reino Unido. Fotos tomadas por estudiante Rebecca Montes en Bari, Italia, durante el verano de 2014.

En tu opinión, ¿qué área de conservación requiere más investigación?


Considero que hacen falta más investigaciones de colecciones (en inglés collections-based research). Esta información es la base para justificar o redactar cualquier tipo de propuesta o proyecto de conservación.


¿Por qué piensas que es importante preservar el patrimonio de Puerto Rico?


Puerto Rico ha perdido mucho de su patrimonio cultural a través de su historia colonial y por desastres naturales. Por lo tanto, es sumamente importante preservar el patrimonio cultural puertorriqueño para estudiar, recordar y reevaluar el pasado. De esta manera, podremos comprender mejor nuestro presente y estaremos mejor capacitados para planificar nuestro futuro.


¿En tu opinión, qué hace falta en Puerto Rico para avanzar en la gestión y conservación de nuestro patrimonio cultural?


Hace falta educar a la población sobre qué es el patrimonio puertorriqueño y por qué debemos protegerlo. También hace falta educar a los custodios de colecciones patrimoniales en las mejores prácticas de conservación. En un mundo ideal, el Gobierno de Puerto Rico tendría los recursos y el personal entrenado para mantener un programa de investigación y conservación de patrimonio cultural.


Sobre Paola Marie Valentín Irizarry

  • Maestría en Arqueología del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe

  • Bachillerato en Historia del Arte en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras

Paola Marie Valentín Irizarry completó su bachillerato en Historia del Arte en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Al graduarse, comenzó a trabajar como asistente de registraduría en el Museo de la Universidad. En el verano de 2016, tomó un curso de arqueología subacuática en la Universidad de Valencia en Valencia, España. Al año, ingresó al programa de maestría en arqueología del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.


En 2018 y 2019, realizó dos pasantías (internados - primero de 10 semanas y luego de 9 meses) en el laboratorio de conservación de objetos del Museo Nacional de Historia Estadounidense en Washington, DC. Luego trabajó como técnico de conservación para la compañía Evergreene Architectural Arts en la restauración del edificio del Capitolio de Estados Unidos. También ejerció como asistente de enmarcado y conservación de obras sobre papel en la Galería Nacional de Arte en Washington, DC.


Durante la pandemia, regresó a Puerto Rico para trabajar en el Museo de la Universidad de Puerto Rico. Actualmente, asiste a la Dra. Yvonne Narganes con las colecciones arqueológicas y a la curadora Flavia Marichal, directora del museo, con el proyecto de digitalización de la colección de grabado puertorriqueño. Al completar su tesis, aspira ingresar a un programa graduado de conservación de patrimonio cultural en Estados Unidos.


150 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page